INICIO - PREGUNTAS FRECUENTES

PREGUNTAS FRECUENTES

Para ser cliente debes identificarte. Crearemos una ficha con tus datos para poder emitir tus facturas e informarte de las subastas y de novedades que sucedan, básicamente.

Además, para participar en subasta solicitamos referencias comerciales. Por eso debemos completar tu ficha de cliente con la siguiente información:

  • datos de contacto (nombre y apellidos, dirección, ciudad, código postal, población, país, teléfono, email).

  • qué coleccionas o qué te interesa.

  • imagen de tu documento de identidad (NIF) o de tu pasaporte en caso de no ser español. La imagen de tu documento la necesitamos para completar tu ficha de cliente, y para verificar y comprobar tu identidad.

  • 2 o 3 facturas recientes pagadas de comerciantes profesionales numismáticos a los que habitualmente compres, para verificar rápidamente tus referencias comerciales.

Cualquier duda, consúltanos.

Primero hay que ser cliente para participar en las subastas.

Para pujar hay varios métodos:

  • hacerlo a través del sistema de subasta www.live.cayon.com. Regístrate y puja (puedes ver el video tutorial que te muestra cómo hacerlo). Ese registro te servirá para todas las subastas (guarda tu usuario y la clave). El sistema te informará de la evolución de los lotes y de tus pujas, advirtiéndote si tu puja deja de ser ganadora.

  • hacerlo a través de la app CAYÓN SUBASTAS AUCTIONS. El mismo registro en el sistema te servirá para tus pujas a través de un ordenador o a través de la app que debes descargarte en tu smartphone o tablet (puedes ver el video tutorial que te muestra cómo hacerlo). Es la forma más cómoda, práctica, ágil y fácil para participar en las subastas desde cualquier lugar, a cualquier hora, con un sencillo formato. La app te informa de cómo van los lotes y tus pujas, advirtiéndote si tu puja deja de ser ganadora.

  • si es una subasta extraordinaria, podrás pujar presencialmente en sala, podrás asistir a la misma y pujar con tu número de pujador que te facilitaremos en el registro en la sala, al acceder. Debes ser cliente activo para asistir, es decir debemos tener tu ficha de cliente completa.

  • puja telefónica en directo. Para las subastas en vivo, ya sea extraordinaria en sala o rápida por internet en vivo, podrás pujar en vivo por teléfono. Esta puja debe coordinarse días antes para confirmarla. Supone en todo caso cubrir la salida del lote, y solo para lotes especiales (más de 500 euro de salida, pensando en un posible largo recorrido de la puja respecto la salida).

  • haciéndonos llegar tu puja por escrito anticipadamente a la celebración de la subasta. De esta manera no podrás estar informado si tu puja es o no ganadora, pero es una forma que puede utilizarse si no es posible registrarte en el nuevo sistema ni descargarte la app. Debes ser cliente previo, y nos tienes que enviar por escrito tus datos completos, y la orden de puja.

Que mejor manera de contestarte a estas preguntas que viendolo por ti mismo con estos videos tutoriales donde te mostramos como realizar todos los pasos.

Cualquier duda, consúltanos.

Si quieres consignar tus monedas para venderlas en subasta, concierta una cita para que podamos atenderte. Antes de venir te pediremos algunas imágenes por email de varias monedas, y si tienes una lista también. Así nos hacemos una idea. Luego ya concretaremos la cita, las condiciones, etc. una vez que deposites con nosotros las monedas ya están aseguradas.

Hacemos subastas mensualmente, así que podremos encontrar una solución rápida para vender tus monedas.

Si prefieres no esperar a la subasta, podemos comprarlas directamente también. Contáctanos.

Somos una firma numismática familiar profesional con prestigio nacional e internacional. Llevamos más de 50 años subastando monedas. Participamos en convenciones y subastas por todo el mundo. Pertenecemos activamente a las más importantes asociaciones numismáticas profesionales (IAPN, PNG, VDDM y AENP). El libro del que somos editores, Las Monedas Españolas (referencia Cy), es el catálogo de referencia mundial para monedas españolas. Hemos sido los mayores proveedores del Ministerio de Cultura (con datos hasta 2009).

Tratamos de ofrecer siempre la descripción, clasificación y catalogación más adecuada y precisa, así como una correcta y ajustada indicación de la conservación. Son siempre dos personas, con más de 25 años de experiencia en comercio numismático internacional, quienes establecen los términos en los que se ofrece a la venta una moneda.

Además de tu factura por la compra de tu moneda, ya sea directa o en subasta, te entregaremos certificado de autenticidad (en todo caso en las compras en subasta, y bajo petición en las compras directas).

A mayor abundamiento, ofrecemos una garantía vitalicia de la autenticidad de lo vendido al comprador. Cayón Subastas garantiza la autenticidad con carácter vitalicio de lo que vende. Si tienes dudas de la moneda que compraste, dínoslo. Reexaminaremos el ejemplar con detalle. Si ratificamos nuestra opinión pero persistes en tu convicción, trataremos de resolver la disputa, pero si no llegásemos a un acuerdo, te ofreceremos resolver la duda con un certificado de la AENP para monedas españolas, o con un certificado de IAPN para monedas antiguas y del mundo (también sería válida la opinión de NGC o PCGS para monedas norteamericanas y del mundo de los siglos XIX en adelante). Esos procesos extra serán a tu costa si ratificasen nuestra opinión.

Ofrecemos dos tipos de servicio de tasación: verbal o por escrito.

El verbal es un servicio rápido del valor aproximado de tus monedas y de lo que te pagaríamos si nos las vendes. Gratuito en todo caso.

El escrito es un servicio más lento y más ajustado del valor de tus monedas. Es el precio razonable de mercado en condiciones normales, sobre el que podemos indicar un precio de compra si así lo deseas. El precio por dicho servicio es un mínimo de 500 euro y un máximo del 2% del valor de tasación (más IVA). Habría que añadir gastos de desplazamiento en su caso. Puede ser un servicio gratuito si nos vendes las monedas o las consignas para subastar en ese momento o posteriormente.

Concierta tu cita previa en todo caso. En un primer contacto te aconsejaremos, dependiendo de las circunstancias del conjunto y de tu situación, la tasación verbal o por escrito.

Recomendamos no limpiar las monedas, nunca. En caso de tener que hacerlo, aplicar agua y jabón neutro con las propias manos, y secar sin frotar en todo caso, dejando que el papel absorba el agua.

Para guardar de forma adecuada tu colección, lo más importante es mantenerla en un lugar seco, donde no haya humedad. Y que no haya contacto directo de elementos que se degraden o afecten al metal o al papel. Especialmente sensible son las zonas de costa, los lugares sin ventilación, y algunos metales como el cobre, bronce, plata, y el papel naturalmente… Te recomendamos que cada cierto tiempo revises la condición de los materiales donde guardas tu colección, y revísalo para detectar cualquier variación.

No recomendamos el uso de plásticos o álbumes. Muchos plásticos antiguos y muchos modernos deben usarse solo para un traslado puntual, como solución temporal. No debes mantener en plásticos tus monedas, ni en los que sueles recibir tu compra de forma habitual. Los plásticos suelen degradarse con el tiempo y afectar a tu colección.

Cógela sin miedo, con firmeza. No hace falta usar guantes ni pinzas si lo haces con cuidado. Primero, debes tener las manos limpias y secas. Si la moneda está aparentemente en buena condición, bonita y mantiene una conservación alta (EBC y SC) (si tiene brillo original siempre), lo mejor es coger la moneda por el canto, no poner la huella encima del anverso o del reverso. Con tres o cuatro dedos en el canto tendrás la moneda bien agarrada. Te recomendamos que lo hagas sobre una mesa que no sea dura (madera o sobre un tapete… no mármol, cristal…) por si se te cayera. Tampoco recomendamos tener la mesa de estudio o gabinete en un salón con suelo duro (mármol, azulejo…), es mejor que sea sobre madera o alfombra para evitar riesgos de caída y que se golpee el metal.

Utensilios básicos serán una lámpara de mesa (evita luces que puedan ofrecer variaciones de colores), una lupa grande (para poder ayudar a la vista de lejos, para vistazos rápidos de bandejas) y una lupa de aumento (para un examen más preciso de detalle). Debes encontrar la lupa que te sea cómoda y te ayude, no una demasiado exigente que te confunda (si son excesivos los aumentos no verás más que rayas y te perderás fácilmente al examinar la moneda, además ninguna moneda te parecerá SC cuando realmente lo sea… una buena solución puede ser si la lupa te permite ver suficientemente bien y con claridad, sin dificultades, las estrellas -hablando de monedas de Isabel II o Franco por ejemplo donde se incluyen fechas diminutas en las estrellas que flanquean habitualmente la fecha de mayor tamaño-).

En las subastas se indicarán las condiciones pertinentes. Actualmente (a 2020), la comisión al comprador que se añade al martillo o adjudicación es del 18% para las subastas rápidas, las mensuales (ya sean por internet en vivo, electrónicas…) y del 20% para las subastas extraordinarias (las presenciales en sala).

Habrá que añadir también los gastos de envío asegurado si quieres que te lo enviemos. Dependerá del peso, volumen y cantidad de compra. Pero para hacerte una idea (precios orientativos a 2020); una compra de un lote de una moneda de 100 euro en una subasta rápida mensual, te costará 18 de comisión, más 5,48 de envío certificado asegurado; una compra de un lote de una moneda de 4.000 euro en una subasta rápida mensual, te costará 720 de comisión, más 45 euro de envío asegurado.

Si has pujado un lote por error o más cantidad de la que querías, comunícanoslo inmediatamente para que podamos eliminar la puja a la mayor brevedad posible y que no se vea alterada el desarrollo de la subasta.

Si no nos lo comunicas antes del inicio de la subasta, y en todo caso antes del cierre de dicho lote, antes de su adjudicación, deberás hacerte cargo de tu error ya que ha afectado al desarrollo de la subasta y se ha adjudicado. Tu orden, tu mandato de compra se ha realizado de acuerdo al mismo, y por lo tanto debes ser responsable del error. Igualmente que si fuese un error nuestro (pujas 20 y te lo adjudicamos en 30) pues no tienes porque asumirlo, sino que lo asumiremos nosotros.

Solamente los clientes que han participado en la subasta, y clientes habituales, pueden adquirir los lotes no vendidos. Siempre en las mismas condiciones (precio de salida más comisión).

Actualmente llevamos a cabo una subasta rápida al mes (salvo agosto y salvo los meses que hay extraordinaria) y una o dos extraordinarias al año. Es decir, celebramos entre 10 y 12 subastas al año.

Hay que diferenciar una moneda falsa de una moneda retocada o falsificada. La primera es una creación por completo de la moneda, todo es falso. La segunda es una moneda original pero que de alguna forma ha sido alterada para aparentar otra que es rara.

La pericia numismática se adquiere, sobre todo, haciendo ojo. Por lo que será viendo mucho cuando seas capaz de observar y advertir lo falso y lo falsificado. La mayor parte de moneda falsa y retocada es grotesca y se advierte rápidamente (los cambios de color, tonalidad, rayas, limpieza agresiva… deben hacernos sospechar, habrá que mirar con mayor cuidado para ver si hay retoques o manipulaciones). Si es una falsa o falsificada de manera experta puede pasar inadvertida en un examen rápido, pero normalmente un examen cuidadoso, un reexamen con detenimiento, resuelve la duda. Aún así, habrá ocasiones donde es más complicado, y en estos casos sin duda se requiere de ojos expertos y profesionales. También ayudará a veces simplemente tomar aire al respecto para retomar el examen tras un receso. Toda opinión con criterio debe ser oída, pero sin duda la de los profesionales habituados a comerciar con cientos y miles de monedas de ese tipo son los que pueden arrojar mayor criterio y resolver una duda difícil.

Aún así, todos podemos confundirnos, por eso lo importante está en la garantía de a quién compras, y por eso recomendamos que compres tus objetos de colección a profesionales con tienda o despacho abierto y dedicación exclusiva a su negocio, porque un profesional debe responder de su actividad.

Cayón Subastas garantiza al comprador la autenticidad con carácter vitalicio de lo que vende.

Nuestra recomendación, en caso de duda no compres.

Los aspectos legales debes consultarlos con tu abogado y asesor fiscal. Hay multitud de circunstancias personales que inciden, por lo que hay muchísimas variables a tener en cuenta. Pero en todo caso, uno de los socios de Cayón Subastas, Juan Cayón, es abogado especializado en asesoramiento fiscal por lo que podrá orientarte al respecto, y en todo caso abordar la situación con tu abogado y asesor. Con el buen hacer de tus personas de confianza y la experiencia específica en la materia numismática de Juan Cayón, este asunto dejará de ser un problema al abordarlo con seriedad.

Como todo bien del patrimonio personal, la colección de monedas es un activo, tiene un valor en tu patrimonio y la alteración del patrimonio incide, tiene efectos, en la fiscalidad.

Al comprar una moneda no tienes por qué hacer nada, simplemente guarda tu factura. El IVA y otros gastos que soportes son de hecho más coste de adquisición. Dependerá de la normativa de cada comunidad autónoma y de tu perfil fiscal si el conjunto de tu colección debes incluirlo o no en la declaración del impuesto sobre el patrimonio, como cualquier otro bien. Hay posibles exenciones en materia cultural y de patrimonio histórico que pueden beneficiarte si en tu caso hay obligatoriedad de presentar dicho Impuesto anualmente.

Al vender una moneda, tendrás una alteración de tu patrimonio que se concreta en la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de venta. Si dicha variación es positiva, tienes una ganancia patrimonial sobre la que hay que tributar. Si dicha variación es negativa, tienes una pérdida patrimonial que puedes aprovechar con otras ganancias o con futuras ganancias.

Al heredar una colección, al igual que cualquier otro bien del difunto, debe incluirse en la herencia, es parte de la masa hereditaria. Es muy recomendable hacer esto cuidadosamente. Ese valor indicado en la herencia, sobre el que se debe tributar (aunque en algunas comunidades puede estar prácticamente exento), será el valor de adquisición a efectos de una futura venta.

La conservación es un elemento esencial para el valor de la moneda. Aunque es un elemento objetivo, la percepción y determinación del mismo es a veces sutil y complejo, y es muy subjetivo. Habitualmente se usa esta división:

  • Sin Circular (SC): Moneda que conserva plenamente las cualidades originarias de la acuñación al no haber sufrido desgaste alguno porque no ha circulado. Puede presentar algunas mínimas erosiones o diminutos golpecitos sin importancia producidos por el contacto entre las distintas monedas al ser manipuladas en las sacas o incluso por el propio efecto de caer desde la máquina hasta el cesto, pero no hay desgaste ni en las partes más altas del relieve acuñado.

  • Extraordinariamente Bien Conservada (EBC): Moneda que mantiene una estupenda conservación aún reflejando algún mínimo desgaste sufrido por la leve circulación que ha tenido; es decir, solamente debe apreciarse el suave y pequeño desgaste en la parte más extrema de la acuñación (la zona que ha recrecido más pues es lo primero que se pierde) pero no más allá. Su presencia ha de ser muy atractiva siendo lo normal que conserve brillo original aunque fuesen restos.

  • Muy Bien Conservada (MBC): Moneda que conserva una condición muy aceptable para ser una pieza que ha circulado. Sufre desgaste general y uniforme en el tipo, aunque pudiera aún tener restos o mínimos restos de brillo original.

  • Bien Conservada (BC): Moneda que ha circulado abundantemente pero que mantiene claramente identificables los datos esenciales (emisor, valor, fecha, ceca y ensayador) y no cabe duda alguna respecto del tipo.

  • Regularmente Conservada (RC): Moneda muy circulada con ciertas deficiencias respecto a la visibilidad o apreciación de los datos esenciales, aunque el tipo puede identificarse.

  • Mala Conservación (MC): Moneda muy circulada y muy gastada, que ha perdido datos esenciales e incluso puede presentar dificultades para identificar el tipo.

Suelen usarse también los signos + y – para acentuar la condición más o menos favorable dentro de un apartado. Por ejemplo, MBC+ es que está por encima de MBC, pero aún no es EBC. También se usa la barra / para diferenciar la conservación de anverso y reverso o incluso que la conservación está a medio camino entre esos dos estados.

Se habla de flor de cuño (FDC) para algunos ejemplares de inmejorable conservación de una acuñación que no sólo no muestra desgaste de los detalles de la pieza, es decir no ha circulado y es SC, sino que el brillo original es completo y no hay alteraciones surgidas tras el golpe del cuño, que además no ha sufrido desgaste alguno y muestra un detalle preciso, fresco y contundente con todos sus pormenores. Es decir, teóricamente, son solamente las primeras piezas que acuña el cuño, es un cuño a estrenar, nuevo, con un golpe perfecto y guarda completo detalle del trabajo del abridor en el mismo. Debe ser espectacular y resultar a la vista como un producto excepcional y sobresaliente. Entre un puñado de piezas SC debería diferenciarse claramente un FDC.

Por último, indicar que hay amonedaciones que se realizan con una presentación distinta, especial, que se llama PROOF. Suelen ser monedas que presentan un acabado de presentación con un pulido del cuño que confiere ese acabado final distinto. Suelen mostrar dos acabados; el brillo o fondo espejo, normalmente para el campo; y el mate para parte del tipo. Aunque en ocasiones solo presentan brillo o mate por completo. Este tipo de acuñaciones suelen usarse para acuñaciones especiales, tiradas peculiares… por lo que muchas veces se guardan por los coleccionistas y no han circulado, encontrándose en condición SC. Pero también puede haber más o menos circulado y presentar grados de conservación inferior al SC. PROOF es, por tanto, una cualidad específica de terminación del producto a causa de un tratamiento especial del cuño.

En Estados Unidos han aparecido empresas que prestan servicios de asignación de conservación, encapsulando en plásticos herméticos las monedas. Estos utilizan una escala mucho más amplia (teóricamente del 1 al 70, pero simplificada en tramos), acompañando de distintos adjetivos o menciones a la conservación que resuelven conceder. Son sin duda ampliamente aceptados los más conocidos (NGC y PCGS), sobre todo para el mercado de moneda norteamericana y el de moneda mundial (siglos XIX en adelante). Es la opinión de un tercero, que puede ser tan válida como la de un comerciante profesional, pero no tiene porque ser mejor opinión. Habitualmente, si tenemos ejemplares en estas capsulas, indicaremos la conservación que observamos y también la mención que señalan estas empresas, coincidamos o no.